Alguna vez te hiciste la pregunta ¿Los automóviles podrían funcionar a base de excremento? Pues tienes que saber que podría ayudar a disminuir las dañinas emisiones de los automóviles, tal y como lo ha demostrado el ser vicio de autobuses A4 en Europa, que va de Bristol a Bath en Reino Unido, al utilizar biometano como combustible.

El biometano es un gas creado a partir del tratamiento de aguas residuales. Con tanque lleno de este combustible, el autobús ecológico puede recorrer hasta 300km, mientras produce un 30% menos de emociones que los autobuses normales impulsados por diesel (gasolina).

Según estudios recientes se estima que el innovador autobús transporte a  10,000 pasajeros al mes aproximadamente. El combustible provendrá los habitantes locales y posiblemente de los pasajeros de esté. También se cree que una sola persona podría producir el combustible suficiente para recorrer los 60km.

La compañía GENeco, quien esta a cargo de la planta de tratamiento de aguas residuales, asegura que este combustible no despide ningún olor desagradable. El biometano es fabricado a base de bacterias que descomponen los desperdicios en metano y dióxido de carbono. Con esto queda claro que los desechos humanos son un excelente combustible renovable.

Comentarios