Recuerdos de lluvia

A mi hermano Édgar Gombrich  Aquella mañana llovía a raudales. El cielo se desmoronaba y por su mente pasó la idea de un segundo...

El gato de Schrödinger

-Tú no me amas. Solo amas una imagen en tu cabeza- Argumentó amargamente Eli. Jesús miraba al vacío, desolado por aquellas palabras, su cabeza rebuscaba...

Te puede interesar...

Compartir con un amigo