“Pinche gente, se conforma con una pantalla y mil pesos, ojala eso los haga felices cuando anden pidiendo trabajo porque ya no pueden mantenerse”

“Todo el maldito mundo se quejó del PRI y vuelven a votar por él”

“Los tontos y comprados votan por el PRI, los ingenuos dividen su voto en pequeños partiditos y los “conscientes” no votan”

Después de los resultados del domingo 7 de junio, he escuchado por todos lados este tipo de expresiones; y quiero decir que estoy decepcionada.

Sinceramente creí que esta vez el PRI no ganaría. Pensé, ingenuamente, que la gente había entendido que una Tablet no es suficiente para elevar el nivel educativo de los alumnos, que una pantalla no nos sirve más que para seguir siendo manipulados, creí de verdad que habían entendido el mensaje de que los estudiantes están siendo reprimidos, desparecidos y asesinados, que una despensa no nos alimenta tres años y que mil pesos no nos alcanzan ni para sobrevivir una semana. Creí que habíamos entendido que el PRI nos ha hecho daño; nos ha jodido, que nos ha dejado una herida sangrante desde hace muchos años y que nos duele.

No podía creer que la gente acudiera a su casilla y tan tranquila y feliz le diera su voto al PRI.

Nos odio. No pensamos, no actuamos, no hablamos. Tan encerrados en nuestras nimiedades. Somos egoístas. No pensamos en los demás, no pensamos en nuestros vecinos porque nos caen mal, no pensamos en nuestros amigos sino es para beber, no pensamos en nuestra familia, la vida se nos va en malditos quehaceres: levantarme, bañarme, desayunar, ir a trabajar, trabajar, trabajar, comer, trabajar, regresar a casa, cenar, dormir…

Nos odio. No somos más que híbridos de hombres y máquinas. No somos más que el mero resultado de un sistema enfermo, enfermo pero no de muerte. No seré optimista esta vez.

Que tontos somos todos, los que votamos por algún partido que no fuera el PRI, los que votaron por el PRI, los que anularon su voto y los que ni siquiera fueron a votar. Estamos todos tan engañados, tan manipulados, tan dormidos. El hecho de que siga ganando el partido político que tanto daño nos ha hecho es el resultado de cientos de años de explotación, es el resultado de cientos de años de manipulación. Es un problema de raíz, nos hemos dividido.

No podremos lograr nada hasta que no entendamos que nuestro papel no es sólo ir a votar, no es sólo decidirnos por un partido político, nuestro deber es estar presentes en todos los acuerdos que se lleven a cabo para el “mejoramiento” del país, que estemos informados y sobre todo que hablemos, que pensemos. Que salgamos a la calle, que nos olvidemos de nuestros pequeños problemas, hay cosas más grandes, la lucha por el bien común es mucho más exigente y también satisfactoria. El pueblo nunca gobernará si no está unido; unido y organizado.

IMG_7987

Comentarios