El manipulador es muy inseguro, no confía en sí mismo, su conducta manipuladora es en muchas ocasiones una defensa, en muchas ocasiones se debe a que no es deseado por su familia de origen y para ser tomado en cuenta tuvo que adoptar una personalidad con aparente poder y para lograr esto dejo tomar en cuenta las necesidades y deseos de los demás; Con su conducta manipuladora trata de controlar los pensamientos y sentimientos de las personas como un intento de apropiarse de algo que él quiera o envidie.

Manipulación

Es tu deseo o el mío.

Socialmente reprime sus sentimientos de rabia y frustración, es por eso que cuando los desata arrasa y destruye todo a su paso. Su inseguridad radica en un vacío interior que no puede llenar, esta voracidad, es un deseo insaciable que excede lo que el manipulador necesita y que la otra persona o el objeto es capaz y está dispuesto a dar. Les cuesta mucho aceptar que otras personas tengan deseos y necesidades propias, ya que esto implica que tendrá que someterse a los deseos de los demás y no satisfacer sus propias necesidades, es decir que ante los demás sólo existe un deseo: el del manipulador; esto, generalmente, es porque cuando era niño casi nunca se le tomaba en cuenta y mucho menos se le complacía en sus deseos y/o necesidades ya que solo se complacía al padre o madre.

“Si no hubiera cuidado a mis hijos, hoy sería una gran doctora”.-Madre manipuladora.

Saber todo

El manipulador cree saber todo y por ende todo le pertenece, no concibe compartir porque esto significa carecer de algo, incluso en el ámbito sentimental este sabelotodo pretende saber más de los sentimientos de la otra persona que la misma persona; Es tan insistente en sus comentarios que incluso hace dudar a los demás de sus propias emociones y puede poner en riesgo la salud mental de un niño al decirle que no siente lo que siente, ya que él lo sabe y lo puede todo.

“No, tu no sientes miedo lo que tu sientes es…”

Sin empatía

El manipulador evita dar información intima de sí mismo, pero está ansiosa de conocer la vida del otro para poder controlarla, de esta forma esconde su inseguridad y aparenta saberlo todo, él se comunica con los demás haciéndolos menos y culpabilizando a los otros de los errores cometidos de esta manera confirma su creencia de superioridad; el

manipulador proyecta todos y cada uno de sus defectos en los demás, es por eso que ve a los otros como monstros que con justa razón tiene que controlar y someter.

La víctima se siente incomprendida por más que trata de explicar, pero esto es inútil ya que el manipulador carece de empatía y no puede entender la posición del otro, de esta forma continua minimizándolo y culpabilizándolo para que pierda confianza en sí mismo y sea más fácil de controlar y someter, da un doble mensaje para que la otra persona no entienda y así el manipulador continua teniendo el poder.

“Eres muy pequeño para entender, haz lo que yo te digo; es tiempo de que azumes tus responsabilidades ya es tiempo”.

Mencionamos algunas de las características de los manipuladores, pero tomemos en cuenta que nosotros mismos utilizamos algunas de estas características para obtener algunos beneficios de las personas que están a nuestro alrededor, no siempre somos conscientes de estas manipulaciones, piénsate un poco y coméntanos

¿cómo detectas a los manipuladores que te rodean?

manipulando_gente

Comentarios