Dios tiene Feis, de Jonathan Granados, bajo la batuta de Otero Producciones, es una obra sobre la dependencia a las redes sociales que llegan en ocasiones a controlar nuestras vidas, pues nos hacemos dependientes de un simple Like para sentir aceptación de un mundo casi real.

Podremos ver en escena a Fede Espejo, Mariazel, Luis Gerardo Ayala, Hugo Blanquet, *Chacho Rangel y Fabiola Mascorro; en donde los encontraremos en una sátira social divertida, ingeniosa y creativa sobre la interacción actual de todos nosotros en las redes sociales.

Dios se dio cuenta que la gente se había alejado de las iglesias, de la oración, de la espiritualidad y lleno de perspicacia, decidió que a través de su nuevo profeta, el Mesías del internet: ¡Marck Zuckerberg! Crear esta plataforma, para estar al tanto de la vida de cada ser humano (Con acceso a Internet por supuesto).

Una “nueva religión” invita a la humanidad a sumarse a la plataforma digital Facebook en la que terminamos creando una vida irreal y fantasiosa, en la que nos hacemos de “amigos”, compartimos fotos, pensamientos, ideales, y en la que también estamos expuestos al abuso, a las indirectas y bloqueos, a sumarnos a campañas contra el gobierno o en favor de causas sociales, en las que los mensajes de superación personal y frases motivacionales están a la orden del día, y que al final nos proporciona un refugio que, contradictoriamente, nos expone al mundo de manera más abierta, inmediata y con más alcance. “Si Dios no responde a tus plegarias… ¡Inbox!”

Cuatro actores llamados “amigos” nos introducen a esta magnífica creación digital, donde la gente puede narrar su sentir, donde está, que come, con quien va, si esta frustrado, decaído, enamorado, temeroso, nervioso, enfermo… en fin, no paramos por estados de ánimo y salud. Este grupo de “Amigos” tratan de hacerle comprender a sus “Amigos” que la mejor opción es entrar en la red social, donde podrás estar a salvo de la crueldad humana. Todo desde la mirada más conmovedora y divertida de esas víctimas que, a lo largo de la historia, siempre han sido las mismas; pero que hemos encontrado en Facebook, un refugio que contradictoriamente nos expone al mundo.

Un espectáculo que nos confronta con nuestras propias carencias y vivencias actuales, codependientes de la red social.

¡Like a Dios!

Comentarios