Folklorik; otra versión de la canción mexicana, es un ensamble de 4 saxofones, bajo, batería, percusiones, piano y un director, Felipe Pérez Santiago, compositor guitarrista,  joven, fresco, con melodías pegajosas, arreglos musicales sensacionales y una barra de cantantes que usualmente los oímos más en géneros como el pop, rock e incluso jazz.

Foto: Diego Villa

El evento dio comienzo en el Teatro de la Ciudad Esperanza Irís, con una interpretación a cargo del director y la banda al entonar “Nereidas”, después Denise Gutiérrez lleno el teatro con su dulce voz quién interpreto “La Barca de Oro”, mientras que Paco Familiar de DLD hizo lo propio cantando “El Triste” seguidos por  Magos Herrera con “Estrellita”, su insólita voz de jazz nos recordó al zacatecano Manuel M. Ponce  uno de los grandes compositores que ha dado el país, entre otras.

Hubo en total dieciséis momentos, dieciséis canciones que nos hicieron suspirar, recordar, vivir, entre ellas cuatro fueron especialmente dedicados a Oaxaca en “Canción Mixteca, Pinotepa Nacional, Dios Nunca Muere y La Llorona” esta última en turno de la encantadora voz de Susana Harp. Cabe destacar los arreglos musicales ya hubo una rica selección de géneros como el jazz, mariachi, fusión, rock y mucha improvisación.

Folklorik cerró con “Cascabel” donde todo el elenco de voces de la noche participó junto con el director cerrando una gran presentación y una expresión diferente, sui generis que dejo plasmado en cada uno de los espectadores.

Comentarios