Celestiales guitarrazos acompañados por los sonidos infernales de la batería y una pizca de cerveza, fue la fórmula perfecta para dar inicio a uno de los festivales más importantes de metal en nuestro país; el Hell and Heaven, y es que a pesar del calor y las largas filas,los miles de fanáticos nunca perdieron la actitud ya que arribaron al Autódromo hermanos Rodríguez con un solo objetivo, disfrutar más de las 50 bandas que se presentaron en dicho festival, tales bandas dando su mejor actuación y contagiando de energía con sus poderosos sonidos a todo aquel que se iba acercando al punto de encuentro: la curva 4 del autódromo, la cual estaba dividida en 5 escenarios Alternative Stage, True Metal Stage, New Blood Stage, y los principales, Hell y Heaven Stage.

En cada paso para trasladarse de escenario a escenario podías encontrarte con personajes únicos y que pareciera que fueron creados por el mismísimo Rob Zombie quien se presentó en la edición del año pasado.

A pesar de tanta vigilancia policíaca en todo el lugar, jamás hubo mala vibra ya que el slam era la mejor terapia para olvidarse del estrés de la cotidianidad y dejarse llevar por el ritmo infernal de las baterías y esos solos de guitarra que ni el mismo Dios se atrevería a tocar.

El CORONA HELL & HEAVEN FEST se fundó en Guadalajara en 2010 con la presencia de los mejores grupos nacionales e internacionales de metal. Si has estado ahí, sabes de lo que hablo… Y si no, nos vemos en el Hell and Heaven 2017.

Comentarios