Las efemérides son fundamentales para construir una nación, para llevar la historia a la memoria común, basada en una serie de afirmaciones y elogios. Desde luego, ello se hace a partir de una serie de elementos justificadores e indulgentes, se crean héroes a imagen y semejanza de quién lo necesita, se dota de un significado novedoso al pasado y sobre todo, los gobernantes tratan de comparar sus figuras con la de los héroes patrios. Situación absurda y recurrente.

El hecho de que la historia sea utilizada con fines políticos e ideológicos muy diferentes no implica que tengamos que renegar del pasado, o de ciertos personajes en su dimensión histórica. ¡Pensarlo es estúpido! Al respecto se pueden ver las decenas de notas como las de “los siempre fieles a la verdad” que están totalmente descontextualizadas y superficiales, contra los grandes mitos históricos.

Lo lamentables es que en estas fechas, en las conmemoraciones, los enemigos de muchos de esos movimientos sociales como la Independencia o la Revolución siguen emitiendo sus juicios y escupiendo sobre sus enemigos muertos. Y salen notas contra Miguel Hidalgo en las que en vez de debatir sobre sus acciones e ideas, se le juzga moralmente y por haber sido un “pinche cura bribón”, se banaliza la discusión y su forma de atacar a la historia oficial es con chismes. Pero claro, ¿cuándo se puede estar de acuerdo con esos héroes si no son lo que nos habían dicho?

No se puede juzgar el pasado por el futuro. Es muy fácil llenarse la boca con juicios descontextualizados sobre el pasado, porque a más de 200 años ya se saben las consecuencias. La única crítica válida se sustenta en las condiciones, limitaciones y posibilidades de un momento en específico.

La mejor crítica a la historia oficial es aquella que intenta arrebatarle, a los políticos, esos personajes de la historia que le han sido negados a los oprimidos. ¿Qué relación puede tener Vicente Guerrero con Salinas? De lo que se trata, es de repensarla historia más allá del bien y del mal e identificarse con los oprimidos del pasado, trazar la genealogía de lucha de aquellos que se rebelaron contra el dominio español y no aparecen en los libros, ni nadie nos cuenta nada acerca de ellos, simplemente porque parecen prescindibles, como ahora lo son millones y millones de personas, con las luchas presentes.

Recordar, almacenar la historia de lucha de generaciones y generaciones es una responsabilidad, pues ello impide que los muertos sigan siendo enterrados en el basurero de la historia y derrotados por sus enemigos pasados y presentes. Entonces, recordar hoy el inicio de la Independencia es pensar esa lucha como una herencia y, sobre todo, como una lucha pendiente, de la cual sus promesas aún no han sido resueltas.

La Nación—como la llamaban los insurgentes— está en peligro por las múltiples reformas y seguirá desmoronándose sin la organización de sus opositores. Esos opositores siguen siendo insultados y denigrados por oponerse a la brutalidad de su presente, como en su momento lo fueron los insurgentes y en general los revolucionarios. Que esos insultos sirvan para afinar la previsión y revitalizar la lucha, aclarar objetivos y sobre todo, impedir que la historia de muchos muertos sea olvidada en el presente, para que de esta forma, siga viva e ilumine un camino bastante oscuro y lleno de fantasmas y aspiraciones.

 

1-Por ejemplo, véase el superficial comentario que se hace en referencia al etnocidio de Israel contra la Franja de Gaza y en el cual se menciona que cuestionar la masacre sionista es hacerle el juego a los neonazis de internet: “Y como las masas son tontas, la gente no sabe diferenciar entre el rechazo a un estado que usa la fuerza desproporcionada, e ideas de odio y racistas como el antisemitismo.” http://mitofago.com.mx/internacional/gaza-israel-o-como-manipular-a-las-masas/
2-http://mitofago.com.mx/nacional/6-heroes-patrios-que-no-son-heroes/
3-http://mitofago.com.mx/nacional/7-cosas-que-no-te-ensenan-en-la-escuela-de-miguel-hidalgo/

 

inde

Conoce a Los Heraldos Negros 

Comentarios