Obra teatral despierta sentimientos

“¡Abuela ayúdame! Tengo todas las respuestas, pero ya no tengo las preguntas”  reza paradójicamente la actriz Maya Zapata mientras interpreta el personaje protagónico “Alba” de la puesta en escena La casa de los espíritus.

Después de esta petición Alba comienza a tener visiones cronológicas de las tres generaciones que le precedieron en la familia Trueba para dar respuesta a preguntas fundamentales como;  ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿por qué estoy aquí?, ¿por qué me duelen las cosas que me duelen? y ¿por qué no puedo efectuar las cosas que quiero hacer? Preguntas que justifican las palabras de un personaje “la vida y la política no están separadas”.

Esta obra teatral es la adaptación de la exitosa novela de la chilena Isabel Allende que escribió en 1982 y que en 1993 fue llevada al cine por Bille August. De esta manera La casa de los espíritus es traída a México por primera vez en el Teatro López Tarso del Centro Cultural San Ángel.

La obra se ubica en diversos hechos históricos de un país sin nombre, pero que sin duda alude al Chile natal de la escritora durante la segunda mitad del siglo XX, con la caída del presidente Allende, el gobierno militar, las torturas y los abusos. Por esta razón con la participación de Maya Zapata, Daniela Schmidt, Avelina Correa, Guillermo Villegas, Johanna Murillo, Tomás Rojas, Sonia Franco, Pilar Ixquic Mata, Hamlet Ramírez y Marcos García puede hacer alusión a la dictadura perfecta (Vargas Llosa) que vivió México. Bien refiere la actriz Maya Zapata: “Nos queremos responder quiénes somos después de ser conquistados”.  

Este drama es por mucho el intento de responder ¿por qué nos duelen las cosas que nos duelen?

IMG_4098-2

 

 

Comentarios