Lo toma de la mano, pero lo suelta en momentos,
Su paso por la tierra, una que se mueve y no de temblores
Temblores injustificados que hace que se suelten.
Ambos ríen y ambos mueren, se desvanecen en un solo eje,
Mientras sus pedazos caen en distintas posiciones.

El que sonríe y activa un protocolo ante éstas situaciones,
Uno que dura años, uno que se reduce a meses, y que solo permite horas.
Decenas de combinaciones, binarios objetos al fin y al cabo,
Adiós y crecer, crecer y retorcerse un poco.

Ella lo besa a él de vez en cuando y en cuando se desvanecen.
Él camina sin saber donde, en el momento que para caminar fue llamado.
La toma de la mano, pero no aguanta tanto,
La toma de la mano pero hay en momentos letargos.

No pretendamos, no pretendamos no pretender, no queramos ser, veamos y vamos a dejar que nos vean...

Comentarios