Seguramente no conozcas muchas obras de este sujeto, no ha sido nada especial pero sí que ha cautivado a los que lograron leerle tan sólo un poco. Manuel Puig siempre estuvo creciendo en un contexto de guerra, donde se juzgaba fácilmente y se tenía mucha represión. Sus obras reflejan la subjetividad que Manuel le ponía. Su toque tan particular para describir escenarios y dar vida a personajes. De contar una historia o más de una englobada en un sólo título.

Y es que tratar de entender lo que Manuel Puig escribe es casi una actividad de culto. En esta ocasión, me gustaría hablar de una de sus obras que francamente me fascinó bastante y hasta la actualidad sigo recomendando y escuchando buenas críticas sobre el libro. Hoy trataremos sobre su obra que logró más e duna adaptación al teatro y al cine, una obra que refleja el mismísimo encanto de una mujer y el bestial instinto de un hombre, de cómo el amor, la seducción y el arte de persuadir engloban a un contexto totalmente nuevo y que rompe esquemas en la sociedad. Hoy hablaremos de El Beso de la Mujer Araña.

Fue en 1976 cuando logró publicar por vez primera esta obra, siendo así la cuarta en su actividad literaria. Puig,no sabía cómo reaccionarían sus lectores o incluso la sociedad ante una obra bastante polémica entonces, una obra que seguramente daría de que hablar. Fue su innegable talento y creatividad lo que logró darle un título bastante bueno a su obra. Un título que alucina y pone a maquinar a cualquiera. Mujer. Araña. Beso…

Cuenta la historia de dos prisioneros que comparten una celda en la Argentina de entonces ( año 1976, obviamente). Uno de ellos es un militante de una organización revolucionaria y el otro un homosexual afeminado acusado de corrupción de menores. Ambos traban una relación compleja cuyo trasfondo poético alimentado por el cine y la fantasía, los hace explorar los límites de roles y convencionalismos sociales.

A pesar de cómo sonaba y de considerar que la idea de hablar de la homosexualidad fuese a ser arriesgado e interesante a la vez, no fue una idea buena y enseguida le vetaron la obra con el justificativo de que la imagen del revolucionario ablandado por el homosexual afeminado iba en contra de los ideales leninistas con los cuales la editorial se correspondía…

Ambos presos se entretienen escuchando la plática del otro. Sobre cine, algún amor no correspondido, una experiencia buena o mala, un día de campo, un libro, etc… Se cuentan de todo. Poco a poco van familiarizando su estancia en la prisión como algo muy normal y hasta de gozo porque ya sabían que cada noche escucharían la historia del otro y que automáticamente se transportarían a cualquier lugar lejos de esa litera.

Sucede que, cuando menos lo esperan, uno es dependiente del otro, de escucharle hablar, de saber qué piensa, qué ha hecho de su vida fuera y después de la prisión, quién era antes de llegar… De alguna u otra forma llegaron a formar un lazo.

El nombre es Jorge. Gamer, rockero, medio mamón, fotógrafo y campeón de Smash Bros. ¡Todo sobre mí y mi vida en Ciudad Playa

Comentarios