Adiós a los miles de juramentos de amor eterno encadenados el célebre Puente de las Artes de París.

Así es, como en cualquier otra relación amorosa y con más de un millón de objetos metálicos. París, la capital del amor, rompe en definitiva su relación con los miles de enamorados que hacían sus más fervientes promesas en este puente, para luego sellarla literalmente con un candado y arrojar la llave al río en una clara manifestación de compromiso.

La razón: el desmedido peso del amor. Sí, totalmente literal, en este caso, fue lo de “La pesada carga de una promesa” pues en conjunto, todos los candados cerrados en este enigmático puente, suman un poco más de 45 toneladas, peso que en definitiva estaba tirando a pedazos el puente.

El puente fue construido en 1801 por el mandato de Napoleón, sobre el río Sena. Fue el primer puente en París.

La tradición de declarar románticas promesas de amor en este preciso lugar no se tiene muy definida, pero eso sí, hay diversas películas, obras de teatro, literatura y hasta leyendas urbanas que lo señalan como un punto importante. Pero, con el largo de los años y el peso de los candados esta idea comenzó a ser preocupante ya que en 2014 algunas de las barras del puente comenzaron a ceder, alertando a las autoridades sobre el riesgo que podrían correr los visitantes. Así que comenzaron a difundirse campañas para evitar que se siguiera incrementando peso en el puente. Campaña que fue totalmente infructuosa, por lo que a principio de este mes de junio se tomaron drásticas medidas…comenzaron a reemplazar las barras metálicas repletas de candados por acrílico, lo que en definitiva acabará con el excesivo peso, pero también con la ilusión de muchos de sellar su promesa de esa forma.

puente_

En definitiva creemos que parís implementará otro tipo de medidas, menos pesadas, para seguir siendo la ciudad del amor.

Comentarios