La mitad de lo que siento

está en tus hombros; la otra mitad

ya no la encuentro.

Jeremías Marquines

 

A Selene

Sólo se escribe lo que se traduce.

Todos los poemas están mal escritos si no te ven.

Todos mienten mientras no vean tus ojos.

El silencio blando

y el tiempo enfermo duermen.

Se inclina el gris en el día

y tiñe la soledad.

Mientras tanto, el polvo avanza

ebrio, dando tumbas en tus ojos

y tus brazos se mueven

como columpios olvidados

como risas onduladas

y como la carne de la tierra

cuando llueve.

Ninguna lengua es capaz

de describirte.

 
 

http://heraldosnegros.wix.com/revista

Comentarios