En Tultitlán Estado de México, existe una empresa de transporte público llamada Ruta 30, misma que siempre en temporada electoral es utilizada para apoyar al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Mucho se ha comentado sobre las leyendas de “La R30 con Del Mazo” que todas las unidades de la Ruta 30 tienen en la parte trasera, recordemos que lo mismo sucedió cuando Eruviel Ávila era candidato a gobernador del Estado de México en 2011; cuando le prometió al director de la Ruta 30, Rafael Sánchez, abrirles una ruta de Prados Tultitlán hacia Rio de los Remedios. Por ello vimos camiones de la R30 transportando gente a los eventos de Eruviel, lo que pocos saben es que el Director de la R30 le cobró a los socios (los dueños de las unidades) cierta cantidad para que pudieran pagar esa ruta y después de todo Eruviel no pudo dárselas, o no quiso ¿y el dinero de los socios? se perdió.

Esta vez los chóferes y socios están siendo obligados a votar por el PRI. La advertencia fue que si no votan por el candidato Alfredo del Mazo, la tarifa del transporte no subirá. Claro que con el “gasolinazo” los operadores de la Ruta 30 necesitan cobrar más.

Foto tomada de Internet

Cierto es que algunos trabajadores de la Ruta 30 comparten las ideas priístas y quieren votar a favor, pero también existen trabajadores que no están de acuerdo, que no desean votar por dicho partido y que están siendo coaccionados. El voto es libre y se considera delito electoral para quien no lo respeta,  un delito que puedes denunciar para que no queden impunes y que traen consigo sanciones económicas y hasta años de cárcel a las personas, políticos o servidores  públicos que los cometen.

Es terrible que no valoremos la fuerza de nuestro voto y sobre todo de nuestro trabajo. Es gracias los chóferes de la R30 que la empresa sea tan fuerte. Si los socios y chóferes decidieran llevar sus camionetas a otras rutas, la 30 desaparecería.

Lo que quiero decir es que no debemos tener miedo, que ya basta de que unos cuantos se hagan ricos con nuestro trabajo y que además nos obliguen a ser quienes mantengamos intactas nuestras propias cadenas. Ya basta. No más miedo.

¿Cómo denuncio un delito electoral? 

Tal vez la forma más sencilla para cualquier persona y en cualquier parte del país es vía telefónica. La PGR ha habilitado el llamado “FEPADETEL” 01 800 833 72 33, al que se puede llamar sin costo para denunciar un delito electoral, pero también para solicitar información, aclarar dudas, o preguntar  por el contacto con la fiscalía de la procuraduría local.

Otra alternativa es hacerlo por Internet y para ello basta enviar un correo con los hechos que se pretenden denunciar y los datos del denunciante a las direcciones electrónicas fepadenet@pgr.gob.mx, o predef@pgr.gob.mx, o fiscalenlinea@pgr.gob.mx

Si la gente lo prefiere, puede acudir a cualquier agencia del Ministerio Público federal o de su estado, donde los encargados tienen la obligación de iniciar la averiguación previa, la cual canalizarán luego a la fiscalía especializada.

¡TÚ VOTO VALE MUCHO!

VOTA POR QUIEN tu QUIERaS.

 

 

Comentarios