A las etiquetas 

Me pides una prueba de la vida, me pides contratos de letras,

de que te quiero, de los adelantos de la ciencia,

me pides más que eso, mi atención, mi cariño, la cabeza de un tirano.

En varias ocasiones has solicitado, solo mi silencio,

me pides que te vea, que no deje de verte, que no me detenga por nada,

me gritas diez veces, banalidades, veinte por vez,

me exiges más de lo idiota, de lo idílico, de lo sangriento.

Me despiertas en la noche, con inquietudes, con dolores pasados,

hemos dormido bien, a veces hasta se nos elogia, pero no es suficiente, jamás lo es.

¿Cómo decirte que no? Si me veo en ti, o más bien te ves en mí.

¿Cómo deshacernos? y permanecer, sin miedo, pensando que quizás sigamos, o siga no lo sé.

Hay que saber lidiar con las bestias, ya me compré un libro,

mirarlas a los ojos, arrullarlas y cuando duermen decapitarlas,

es difícil creer que estás en mi piel y que la has suplantado,

la alcoba no nos contiene, nos retiene y nos hace luchar todo el tiempo,

es imposible creer que seamos uno mismo, que lo hayamos sido, que lo seamos más.

Sabes a muerte, en serio que sabes a mí,

a veces eso me hace querer morir, a veces muero y es puro descanso.

Dormir, solo dormir y que no invadas los sueños,

Distancia, de aquí a nunca, por favor, no me malinterpretes por favor.

No llores, es justo, duerme ya, duerme ya, esta hacha es solo un sueño.

Adiós etiqueta…

 

 

No pretendamos, no pretendamos no pretender, no queramos ser, veamos y vamos a dejar que nos vean...

Comentarios