Zaratustra, una obra de Alejandro Jodorowsky
bajo la dirección de Rigo Saráchaga

Una obra para todos y para nadie que se estrenó por primera vez en 1970, en la Ciudad de México.

Después del gran éxito con El juego que todos jugamos, Open Spot Producciones, bajo la dirección de Jesús González, Odemaris Ruiz, Michelle Godet y como productora ejecutiva Cindy Jiménez, presenta una de las obras más importantes y clásicas del teatro en México: Zaratustra, de Alejandro Jodorowsky.

Se presentará de viernes a domingo, del 25 de agosto al 19 de noviembre, en el Teatro Coyoacán Enrique Lizalde.

Foto: Eder Zárate

Zaratustra, el superhombre, es una obra musical en dos actos, dirigida y musicalizada por Rigoberto Saráchaga quien cuenta con una vasta experiencia en más de 30 obras como actor, director y autor. El elenco lo conforma Tzaitel Santini, Daniela Luján, Perla Encinas, Eduardo Jiménez, Alejandro Poggio, Andrea Durán, Lucía Huacuja, Jorge Lhehu, Axel Santos, Luis Fernando Romero y Lorena de la Torre (alternando funciones).

Alejandro Jodorowsky no solo teatralizó de una manera brillante el gran texto de Federico Nietzsche, sino que aportó parte de su sabiduría en esta obra para que el hombre moderno comprendiera cabalmente de dónde viene el dolor que arrastra aquel que es incapaz de viajar al lugar donde, coinciden Nietzsche y Jodorowsky, se encuentran a Dios y por ende la felicidad humana: dentro del hombre mismo.

Zaratustra se muestra como una necesidad urgente de una sociedad que necesita ser sacudida para despertar.

Esta tragedia musical se presentó por primera vez en 1970  –escrita y dirigida en aquel entonces, por Alejandro Jodorowsky–, conmocionando a un público mexicano que decidió recuperar su dignidad humana y hacer una revolución personal completa para vivir plenamente; por tanto, montar Zaratustra se presenta como una necesidad urgente de una sociedad que debe ser sacudida para despertar y hacer un cambio en sus vidas, valores y motivaciones, romper esquemas y hacer algo por el país en el  que estamos viviendo.

La escenografía se basa en una plataforma que se podrá desplegar en varias partes y diferentes formas para así poder jugar con niveles y dimensiones utilizando tecnología  de video e iluminación como apoyo a las diferentes escenas que se vayan presentando para acentuar la intención de la escena.

La dirección de la obra respeta el texto y las intenciones del montaje original, sin embargo, en un primer planteamiento, se opta por modernizarla a partir de los elementos que conforman el diseño de producción tales como escenografía, audio e iluminación, además de los números musicales que se incluyen.

Saráchaga –productor y director de la obra– comenta: “Dicen que si la ignorancia  es el veneno que destruirá a la humanidad, el teatro, el arte, es el antídoto por eso es inevitable no ver la crueldad humana y pensar en esa hipótesis que en 1885 hiciera Nietszche en un profundísimo texto: “Así hablo Zaratustra”, que después retomaría Jodorowsky, en 1970, que lo teatralizara y que cambiara la vida de todos los espectadores, dependemos de un público maravilloso para que proyectos así, sigan surgiendo.”

Zaratustra, una obra que invita al espectador a la reflexión, se presenta los viernes a las 20:30 Hrs., sábado, 18:00 y 20:30 Hrs. y domingo a las 17:00 y 19:30 Hrs., del 25 de agosto al 19 de noviembre en el Teatro Coyoacán Enrique Lizalde (Eleuterio Méndez 11, esquina con Héroes del 47, Coyoacán).

Foto:Foto: Eder Zárate

Los boletos tienen un costo de $500 entrada general. 30% de descuento a estudiantes, maestros e INAPAM, con credencial vigente y se pueden adquirir en la taquilla del lugar o a través del sistema Ticketmaster.

Sin educación caemos en el peligro horrible y mortífero de tomar enserio a la gente educada. G.K. Chesterton.

Comentarios